viernes, 17 de abril de 2015

Fira Tinta Roja

A Sant Pere de Ribes, 
el cap de setmana 18-19 d’abril de 2015, 
Tinta Roja
segona fira de l’edició independent i del llibre polític al Garraf

 Us hi esperem!


La Fira

Tinta roja. Segona fira de l’edició independent i del llibre polític al Garraf
Per segon any, l’Associació d’editorials Contrabandos, l’Espai Contrabandos, l’Ateneu Vilanoví, l’Ateneu Popular de Sitges i el GER de Ribes us convidem a participar a Tinta Roja, segona fira de l’edició independent i del llibre polític al Garraf.
El llibre polític és aquell que, sigui del gènere que sigui, fomenta el pensament crític. L’edició independent es promoguda i practicada per aquelles editorials, col·lectius i llibreries que no formen part de grups que no tinguin per objectiu principal l’edició de llibres.
El racisme i totes les fòbies a la diversitat són sistemes de dominació. Sistemes d’etiquetatge, classificació, divisió i submissió de les persones en base a paràmetres que ni tant sols elles mateixes reconeixen o coneixen. Diu l’escriptor basc Joseba Sarrionandia que el moro, per exemple, “és aquell a qui se li nega la possibilitat de definir-se a sí mateix”. Totes les persones etiquetades, classificades, dividides o submises som mores, i el que podem (i proposem fer) és lluitar contra aquesta dominació.
El que pretenen els llibres de la segona edició de Tinta Roja es contribuir, modestament, a la construcció d’una societat on la dominació no sigui l’eix a partir del qual configurem les nostres relacions.
Com l’any passat, la fira comptarà amb unes activitats prèvies que es celebraran a cadascun dels municipis implicats del la fira, i una fira d’expositores que es celebrarà a Ribes el cap de setmana 18-19 d’abril de 2015.
Apunteu-vos-hi!
————————————————————
Tinta roja. Segunda feria de la edición independiente y de libro político en el Garraf
Por segundo año, la Associación de editoriales Contrabandos (www.contrabandos.org), el Espai Contrabandos, el Ateneu Vilanoví, el Ateneu Popular de Sitges y el GER de Ribes os invitan a participar a Tinta Roja, segunda feria de la edición independiente y de libro político en el Garraf.
El libro político es aquel que, sea del genero que sea, fomenta el pensamiento crítico. La edición independiente es promovida y practicada por aquellas editoriales, colectivos y librerías que no forman parte de grupos que no tengan por objetivo principal la edición de libros.
El racismo y todas las fobias a la diversidad son sistemas de dominación. Sistemas de etiquetaje, clasificación, división y sumisión de las personas en base a parámetros que ni ellas mismas reconocen o conocen. Dice el escritor basco Joseba Sarrionandia que el moro, por ejemplo, “es aquel al que se le niega la posibilidad de definirse a sí mismo”. Todas las personas etiquetadas, clasificadas, divididas o sumisas somos moras, i lo que podemos (y proponemos) hacer es luchas contra cualquier sistema de dominación.
Lo que pretenden los libros de la segunda edición de Tinta Roja es contribuir, modestamente, a la construcción de una sociedad en la que la dominación no sea el eje a partir del que configuramos nuestras relaciones.
Igual que el pasado año, la feria cintará con unas actividades previas que se celebrarán en cada no de los municipios en los que hay entidades populares implicados en la feria, y una feria de expositoras que se celebrará en Ribes el fin de semana del 18-19 de abril de 2015.
Apuntaros!

viernes, 10 de abril de 2015

Reseña:

David K. Herzberger, de la Universidad de California, Riverside, reseña 
«Cartografías del 23-F. 
Representaciones en la prensa, la televisión, la novela, el cine y la cultura popular», 
de Francisca López y Enric Castelló 
en el Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies 
(n.º 19, 2015) 


Cartografías del 23-F.  Representaciones en la prensa, la televisión, la novela, el cine y la cultura popular.  Laertes (Barcelona), 2014.  Edited by Francisca López and Enric Castelló.
            On February 23, 1981, when Colonel Antonio Tejero and a band of armed men stormed Spanish parliament and sought to instigate a rebellion against the democratically elected government, the future of Spain stood near the precipice of the past.  Nearly three and a half decades later, however, the question that comes to mind pertains not so much to what actually happened during the two days of the takeover of Parliament (much is known about the facts of the incident) but rather what did it mean to the fledgling democracy still seeking to define its identity and affirm its legitimacy. As Francisca López and Enric Castelló remind us in Cartografías del 23-F, the traditional story of F-23 has generally been seen as a straightforward morality play: an attempted coup; a king who demands loyalty to the government; surrender of the rebels; a return to order.  Spanish democracy had been saved.
            But of course the story of F-23 is not really quite so simple, and the essays collected in Cartografías point clearly to its complexity. The impetus for the collection lies in the editors’ desire to move beyond the prevailing conceptualization and political use of F-23 as “una especie de rito de pasaje nacional y mito de origen, para bien o para mal, de la democracia actual” (23).  However, the event itself has not served as a constant and nagging component of the nation’s collective memory of the fragility of democracy, as perhaps might be expected.  Both the stories of F-23 and interest in those stories have changed over time: strong initial coverage during the early 1980s, a general diminution in concern over the next decade and a half, followed by the anticipated increase in interest in 2006 (the twenty-fifth anniversary) and a somewhat surprising resurgence in 2009. Cartografías examines the nature of the diverse representations over this period of time that have appeared in a range of formats and texts:  documentaries, television programs, movies, and narratives of various genres.
            Cartografías is divided into two sections. The first part, “Informativos y documentales,” explores works that would generally be seen as pertaining to non-fiction genres.  Four essays in this section efficiently cover the facts as well as the controversies. Arantxa Capdevila’s essay, “La disolución de un consenso: el 23-F en la prensa,” is particularly helpful as a diachronic summary of press coverage of the events surrounding the attempted coup, and serves as well as an overview of the many issues examined in other parts of the book: how the major actors in the drama of F-23 have been portrayed over the years; how the events of those days have acquired value and represented ideals at once embraced and rejected by the nation; the process of constructing F-23 as both current event and historical discourse. 
            The remaining three essays in this section are equally useful, but with a different focus in each case:  Hugh O’Donnell examines coverage of F-23 in the English-speaking press from around the world (short-lived interest internationally, with the event itself quickly mythified into the binary of the good (the King) and the bad (Tejero); José Carlos Rueda Laffond explores television documentaries that use footage from Spanish National Television during the takeover, which played a key role in the creation of the democratic origin myth; Enric Castelló, in an excellent piece on historical documentaries produced by television from the autonomous regions of Spain, draws out many points of divergence between the local perspective on F-23  (a much more nuanced view overall) and the hegemonic discourse generally created and embraced by the national media.
            The second section of the book (“Novelas, ficciones y cultura popular”) covers various forms of fictional representation of F-23. Francisca López begins this section with a comprehensive overview of narratives (“novela, casi novel o crónica novelada” [145]) written about the events surrounding the coup from the 1980s through Javier Cercas’s hybrid Anatomía de un instante, published in 2009. As López ably demonstrates, no single truth can be found at the root of F-23 in these fictions, as both myth-making and its deconstruction sustain various aspects of fictive narrations throughout this thirty-year period.
            The remaining three essays of the collection explore television programs of various types related to F-23. Ruth Gutiérrez Delgado and Sira Hernández Corchete examine two popular mini-series shown on Spanish television, 23-F.  El día más difícil del Rey and Historia de una transición, and explore how they relate to the already existing perceptions of the events reported through television coverage and documentaries in the past. The divergence between fictive narratives produced immediately following F-23 and those from the past five years forms the basis of a very fine essay by Concepción Cascajosa Virino and Vicente Rodríguez Ortega, who also underscore how some of the most fully contestatory texts to the national myth-making of F-23 appeared at unexpected moments of the Transition. Finally, Laia Quílez Esteve’s piece on F-23 as portrayed in three contemporary films (Muertos de risa, 1999; El calentito, 2005; 23-F:  la película, 2011), reflects on how film may be used ethically and aesthetically to shape the popular understanding of history.
            The editors’ intention in putting together this collection clearly was not to bring to light unknown facts pertinent to F-23, but rather to show how the events associated with it have given rise to a large body of works produced from multiple perspectives and with diverse and contradictory meanings. Certainly, for many Spaniards F-23 stands less as a moment experienced than as an event discovered in a text or viewed on a screen.  And here precisely lies the importance of the collection: it engages history, to be sure, but above all it engages representations of history and the various mediating discourses that shape it.  The insights provided into these representations prove to be both satisfying and useful throughout Cartografías, and will no doubt help readers understand not only the Spain of 1981 but also the Spain of today.

David K. Herzberger

University of California, Riverside

jueves, 9 de abril de 2015

PRESENTACIÓN:


El próximo martes, 14 de abril, a la 19,00 horas, presentación del libro Diálogos con Manuel B. Cossío. Mejoremos la Educación, de Pío Maceda. El acto tendrá lugar en el Centro Cívico Julián Besteiro (Av. Juan Carlos I, 30, Leganés – Metro Julián Besteiro), e intervendrán: Ángel Gabilondo, catedrático y exministro de Educación, Teresa Gómez, maestra y presidenta de la Asociación Amigos de Verbena, y Pío Maceda, maestro y autor del libro.


¡Les esperamos!

miércoles, 8 de abril de 2015

Entrevista a Ana M.ª Briongos

anabriongos

La escritora de viajes nos muestra con sus libros lo que hay detrás de un velo en países como Irán o Afganistán.

Si se montara sobre una alfombra mágica, Ana Mª Briongos volaría sin pensárselo dos veces hacia Oriente: a India, a Afganistán o a Irán, países donde ha vivido largas estancias y sobre los que ha escrito varios libros de viaje: ¡Esto es Calcuta!, Un invierno en Kandahar, Negro sobre negro La cueva de Alí Babáeste último publicado en edición ampliada por Laertes recientemente. Todo empezó con el mítico Hippie Trail…
“Lo que vemos por televisión no es Irán: es un país en revolución y en guerra”
La Línea del Horizonte: ¿Cómo eran aquellos viajes de la ruta hippie?
Ana Mª Briongos: Había muchos jóvenes que viajaban a India porque los Beatles se habían ido a buscar a su gurú y se puso de moda ir hacia Oriente. Yo me podría haber ido a cualquier sitio, porque de lo que se trataba era de irse de casa. Pero como lo que entonces se llevaba era India, a India fui.
Ana Briongos en Band-i-Amir, Afganistán, 1976.
Ana Mª Briongos.
LDH: Y te fuiste sola…
A.B.: Porque nadie quiso acompañarme. De todas formas, por el camino te encontrabas con otros viajeros que hacían la misma ruta y te unías a ellos.
LDH: ¿Cómo ha cambiado tu manera de viajar desde entonces?
A.B: Mucho. En este momento ya no llevo una mochila, sino que voy con una maleta de ruedas y en avión; cuando antes, incluso los trayectos largos los hacía en autobús o en carro, primero porque no tenía dinero, y segundo porque tenía mucho tiempo, ¡era rica en tiempo! Hoy en día los viajeros de mochila y autobús tienen muchas más dificultades para cruzar países y fronteras, porque Estados que eran estables y seguros en aquella época, como Líbano, Siria, Jordania, Irak, Irán… ahora están continuamente en guerra.
Valle de Bāmiyān, Afganistán.
Ana Mª Briongos.
LDH: ¿Era igual de fácil viajar por estos países siendo mujer?
A.B.: Para mí sí. Además, en los países musulmanes tenía la oportunidad de entrar en las zonas de las mujeres, que los chicos tenían prohibidas. Digamos que yo era el tercer sexo: no era ni una mujer musulmana encerrada en casa ni un hombre, pero podía entrar en las cocinas de las mujeres y en las reuniones de los hombres: ¡perfecto!
LDH: Tenemos entendido que estuviste a punto de casarte con un sobrino-nieto del rey Afganistán…
A.B.: Bueno, en toda esta aventura fui a parar a casa de unos sobrinos del rey, que me acogieron. Sus padres eran como mis padres en Afganistán, y en un momento dado dijeron que no les importaría que yo me casara con su hijo; cosa muy rara, pues no había extranjeros dentro de la familia real afgana. La propuesta me conmovió, porque significaba que me apreciaban, ¡pero ni él ni yo estábamos dispuestos a casarnos! Fueron ellos que se montaron su película…
LDH: ¿Imaginas cómo hubiera sido tu vida de haberte emparentado con el rey de Afganistán?
A.B.: Afganistán ha tenido una historia muy dura en los últimos años… Esta familia fue a parar a la cárcel durante la invasión soviética, después tuvieron que salir del país y están todos esparcidos por el mundo como refugiados políticos… Probablemente no volverán nunca a su país. Así que creo que hicimos muy bien en no casarnos; aunque mantengo contacto con ellos, somos muy amigos, vienen a visitarme a Barcelona de vez en cuando y, de hecho, yo voy ahora a la boda de uno de los hijos.
LDH: De quien sí te enamoraste en Irán fue de la poesía persa
A.B.: Hay poetas extraordinarios allí… “¡Eh! Gentes que estáis en la playa contentos, riendo, hay una persona en el agua que se está ahogando…” –recita en persa–. Son versos de Nima Yushich, el primer poeta moderno que se saltó las normas de la poesía clásica, escritos a mediados del siglo XX. Me gustan mucho los poetas actuales también, como Ahmad Shamlú, la gran poetisa Forugh Farrojzad, o Simin Behbahani, otra mujer… todas ellas muy veneradas, poderosas y potentes.
Ana Briongos en Teherán, con las poetas Simin Behbahani y Nahid Kabiri.
Ana Mª Briongos.
LDH: A Behbahani la llamaban la “leona de Irán”.
A.B.: Era una mujer con mucha presencia. Toda una luchadora por los derechos humanos y de la mujer. Llegó un momento en que decía lo que le daba la gana, porque tenía tal veneración popular y tantos años –murió a los 87, el año pasado– que ya no le importaba lo que le pudiera ocurrir.
LDH: ¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta la mujer en los países islámicos?
A.B.: Lo más grave es que la ley considera a la mujer como la mitad de un hombre. A la hora de ir a un juicio, por ejemplo, su testimonio vale la mitad del de un hombre; por lo tanto, se necesita el testimonio de dos mujeres para que tenga el mismo valor que el de un hombre. En caso de divorcio, los niños son propiedad de la familia del marido… Y muchas leyes absurdas más que las mujeres iranís luchan por cambiar.
LDH: ¿Tienen fuerza los movimientos feministas en Irán?
A.B.: Mucha, porque sus mujeres están muy bien preparadas; son profesionales, escritoras, abogadas… Claro que reciben golpes a diestro siniestro, pero porque están a pie del cañón, en primera fila. En los últimos años, las feministas islámicas han llegado al parlamento y están formándose teológicamente para ponerse al nivel de los ayatolás a la hora de discutir la ley teológicamente, con complicadas estratagemas lingüísticas.
LDH: Estas feministas islámicas usan el velo de forma voluntaria…
A.B.: Sí… En época del padre del Sha, hace más de cien años, se prohibió el uso del velo, así como el fez tradicional a los hombres, a quienes se les obligó a utilizar el sombrero occidental. Para las niñas iranís, quitarse el pañuelo supuso dejar de ir a la escuela, porque los padres no las dejaban salir descubiertas de casa. Ahora ocurre al revés: por fuerza tienen que ir cubiertas. Esto, para las mujeres de la ciudad que vestían a la manera occidental es un palo, una obligación que las pone en rebeldía; pero para el resto de mujeres de ciudades pequeñas y zonas rurales, el tirarse el chador por encima es una costumbre de toda la vida.
Ana Briongos en Ghom, de visita al mausoleo de Bibi Fatmá, hermana del Emam Rezá.
Ana Mª Briongos.
LDH: Tú te pusiste un burka en alguna ocasión. ¿Cómo fue salir a la calle tapada de la cabeza a los pies?
A.B.: Para quien no está acostumbrada es muy complicado; eres como un caballo con las orejeras para que no se distraiga en la era. Sólo ves un cuadrado y vas tropezando por todas partes; tienes que ir siguiendo a alguien para no caerte. Por eso las mujeres afganas siempre van unos cuantos pasos por detrás de un hombre, siguiendo una sombra. Para mí fue una experiencia simplemente simpática, porque no estaba obligada… En cualquier caso, no todas las mujeres afganas van con chadrí: las que tienen que trabajar en el campo no se visten así, porque necesitan movilidad y vista.
LDH: No sólo las mujeres ven recortadas sus libertades en Irán. Está el caso del cineasta Jafar Panahi, que tiene prohibido abandonar el país y rueda sus películas en la clandestinidad. Le dieron el premio a la mejor película por Taxi este año en la Berlinale.
A.B.: No he visto sus últimos trabajos. El globo blanco fue la primera película que vimos de él en España, muy bonita, de niños, que es lo que hacían los iranís para poder saltarse la censura, películas de niños. El espejo también es de niños, aunque la más conocida es El círculo, sobre las vejaciones cotidianas y la falta de libertad que sufren las mujeres en Irán.
LDH: El Irán que nos muestras en tus libros es mucho más amable, distinto…
A.B.: Es que lo que vemos por televisión no es Irán: es un país en revolución y en guerra. Los iranís son gente muy afable, sensible y acogedora, que existe al margen de sus gobiernos y del clero chiita. Irán es mucho más que eso: tiene una cultura milenaria impresionante, una antigua religión zoroastriana interesantísima, una sociedad laica muy potente…
LDH: Y una cultura gastronómica que has recogido en un libro
A.B.: En mis viajes a Irán he pasado mucho tiempo con mujeres en las cocinas, así que aproveché para poner en orden las recetas y prácticas que aprendí: cómo poner una mesa, limpiar verduras, preparar una boda, la fiesta de fin de año…
LDH: ¿Qué plato de la gastronomía iraní nos recomiendas?
A.B.: A mí me gusta mucho el kashke bademjan, que son berenjenas con kashk, una especie de yogur agrio que se utiliza mucho en la cocina persa, porque es la manera que tienen de conservar la leche, en bolas, seca; luego la derriten con agua y se forma esta pasta blanca que mezclan con las berenjenas. Es un plato de desierto.
LDH: ¿Qué tal fue tu experiencia con los nómadas en el desierto?
A.B.: Dormí siempre vestida y con el pañuelo puesto, ¡pero porque pasé un frío horroroso, horrible! Aparte de esto, es sorprendente las escuelas que se montan en mitad de la nada. Los niños se sientan en el suelo alrededor de un maestro y una pizarra, con su cartera y su lápiz, y eso es la clase. Y, por supuesto, las mujeres nómadas no van con chador negro: llevan unos vestidos de faralaes preciosos y unos gorritos de cuentas de colores y unos velos de tul maravillosos… Parecen princesas, pero son ganaderas: crían a los hijos, cocinan, hacen el pan, ordeñan… Yo no sería capaz de llevar una vida así.
Ana Briongos en la mezquita del Emam, Isfahán, 2014.
Ana Mª Briongos.
LDH: “Las alfombras son las casas de los nómadas”, dices en La cueva de Alí Babá.
A.B.: Sí, quien tiene una alfombra tiene una casa, porque es encima de ellas donde viven. Además, como no tienen plantas, tienen tejido allí también su jardín.
LDH: Debes de tener toda una colección de alfombras persas en casa…
A.B.: Tengo alguna, pero no es nada del otro mundo… Lo que sí que tengo son jajims, unas mantas a rayas, tejidas a mano, que utilizan los nómadas para envolver sus paquetes cuando se trasladan. Son más baratas que las alfombras (¡mi economía no da para alfombras, que son carísimas!), ocupan menos sitio, las puedes utilizar para poner encima de un sofá, de una mesa o como cubrecama, y son muy bonitas.
LDH: ¿Adónde te irías ahora con una alfombra voladora?
A.B.: Ahora me voy a Estados Unidos, porque tengo un nieto en San Francisco y tengo a cumplir, con mucho gusto, mis labores de abuela. Pero mi corazón está en Oriente; allí me siento como en casa, y procuro ir cada año o cada dos años para ver cómo palpita el país. La última vez que estuve en Irán, hace unos meses, se respiraba mucha ilusión con el nuevo presidente y las negociaciones con Obama. Incluso los más jóvenes, que no conocen lo que había antes de la revolución, están hartos de tanto control estatal; van con el símbolo de Ahura Mazda, el dios zoroastriano, que representa un regreso a la antigüedad persa de antes de la invasión árabe. Hay movimientos de rebeldía; quieren que las cosas cambien.
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

martes, 7 de abril de 2015

NOVEDAD:

Arqueología en los Encantes 
Guía del buscador de maravillas
de José M.ª Espallargas

Arqueología de los Encantes trata en síntesis de los hallazgos singulares que el autor ha realizado durante sus visitas a los mercados de ocasión de Barcelona y, en especial, al popularmente conocido por «Els Encants». Aunque en estos mercados, es posible hallar objetos de todo tipo, esta obra se centra en los manuscritos, entendidos estos en un sentido amplio, es decir en aquellos objetos en los que aparece la huella humana escrita sobre un soporte de papel.

La trama argumental gira en torno a las circunstancias que han conducido a los «descubrimientos» y al estudio de los mismos. Partiendo de los simples autógrafos en libros dedicados, que hacen las veces de introducción, nos adentramos en la diversidad que ofrece el campo de lo manuscrito: cartas y sus hermanos mayores los epistolarios, apuntes de clase, resúmenes de conferencias, notas de laboratorio, recetarios, libros de actas, proyectos de todo tipo inacabados o no publicados, documentación relacionada con procesos judiciales, memorias y diarios personales, o incluso libros de firmas. Todos tienen su lugar en este universo tan sorprendente como es el mundo de lo escrito a mano.

La obra no se limita a la clasificación y posterior descripción de los tipos de manuscritos que ha encontrado el autor en los mercados de la segunda mano, se adentra en las curiosas circunstancias de los hallazgos y también en el análisis somero de su contenido.

Si queremos clasificar el libro en algún género tendríamos dificultades, pues cabalga a lomos de varios de ellos. Puede parecer un libro de memorias, pues el autor recurre a sus recuerdos personales, pero la narración no sigue ningún orden cronológico y no pretende reconstruir una realidad pasada. Tampoco se puede decir que sea un estudio sociológico o antropológico de los mercados de la segunda oportunidad, aunque se describe el detalle de sus usos y costumbres. Se hace uso con frecuencia de los recursos del método histórico al analizar el origen y significado de los documentos que se presentan, pero sin que ello signifique que nos encontremos ante una obra rigurosamente histórica. Las relaciones entre comprador y vendedor que se describen, así como los consejos que se ofrecen al novato que quiere iniciarse en este tipo de mercados, tampoco nos autorizan a considerar el libro como un manual de psicología o de economía comerciales.

A todos los ingredientes anteriores se deben añadir los toques de ficción narrativa que aparecen en muchos momentos de la obra, aunque siempre las fotografías se encargan de mostrar que nos movemos en torno a realidades tangibles. No debemos olvidar que la ficción también puede entenderse como un escaparate de retazos de realidad reordenados a conveniencia del autor.

El libro interesará no solamente al amante de la obra escrita y de lo antiguo, sino también a todo lector curioso por explorar ámbitos desconocidos.

José M.ª Núñez Espallargas es natural de Barcelona. Desde muy joven tuvo aficiones e intereses en múltiples ámbitos culturales, que más tarde le impulsaron a cursar estudios académicos también diversos, pertenecientes tanto al campo de la ciencia como al de las humanidades. Realizó el doctorado en la Universidad de Barcelona. Profesionalmente se ha dedicado a la docencia universitaria, actividad que le ha permitido desarrollar y compaginar sus dos grandes centros de interés: la enseñanza y la investigación. En la actualidad es profesor emérito de la Universidad de Barcelona.

Es autor de varias obras, entre los que cabe destacar: la traducción de un libro alemán de sociología, una monografía científica sobre la radiación solar y sus componentes, un estudio sobre las peculiaridades de la enseñanza de la matemática en alumnos con déficits físicos, una antología de la poesía científica española del siglo xix, así como de diversas participaciones en obras colectivas sobre historia de la ciencia y de la técnica. También ha publicado, individualmente o en colaboración, en revistas especializadas españolas y extranjeras, múltiples artículos sobre: geofísica, didáctica de las matemáticas,  epistemología e historia de las ciencias y sobre las relaciones entre ciencia y sociedad.

El arte y la literatura ocupan un lugar muy importante en sus actividades de tiempo libre, lo que se manifiesta tanto en su gusto por la bibliofilia y la arqueología como en la realización de viajes y estancias culturales. 


Índice
Palabras iniciales 11

Los Encantes y su mundo 13
    Algo de etimología y un poco de historia 13
    La ubicación y el funcionamiento 15
    De vendedores y compradores varios 16

El libro dedicado: Escritores 19
    Una de las joyas de la corona 20
    El poema de un escritor vanguardista latinoamericano 23

El libro dedicado: Pensadores y científicos 31
    Un maestro de maestros 31
    En los principios de una afición 35

El libro dedicado: Políticos y personajes de alcurnia 43
    Algunos políticos... 43
    ... Y una princesa 52

El libro dedicado: Artistas 55
    De un Tàpies primerizo... 55
    ... A un Barceló en eclosión 58

El libro anotado o dibujado 63
    Una reedición sin censura 63
    Algunos comentarios y un dibujo 67
    La mano de un artista es capaz de mejorar un libro 71
    The Ghosts of My Friends 76

Manuscritos: Cartas 81
    Una carta inexistente 83
    La carta de una santa 84
    En el laboratorio del doctor Peset 89
    Una familia de empresarios: Los Pirelli 92
    El marqués de Ahumada y la guerra de Cuba 97
    Francesc Cambó decorador 101
    Pedro Muñoz Seca en familia 104
    La carta de un poeta 109
    Y dos epístolas ilustradas 114

Manuscritos: Epistolarios 119
    Botánica en el norte de África 121
    Política y literatura en la posguerra 126
    Una biblioteca y un archivo literarios excepcionales 135

Manuscritos: Apuntes de clases o de conferencias 145
    Un carlista en la Universidad de Cervera 145
    De un texto sobre técnicas constructivas que nunca llegó a publicarse 153
    Las excursiones académicas de Odón de Buen 157

Manuscritos: Escritos de profesionales 165
    La conferencia de química orgánica del profesor Elbs 165
    Natura: los inicios de un naturalista autodidacta 170
    Los detalles de una operación quirúrgica 176

Originales literarios 179
   El pange lingua y los exorcismos 179
    Un naufragio teatral en casa de Joan Brossa 188
    Aqueos y troyanos en los Encantes 195

Originales diversos 203
    La cocinera bilingüe 203
    El historial militar de un general 207
    En una checa de la Guerra Civil 213
    Paseando por Vallvidrera en los años cuarenta 222
    El pleito por la propiedad de una obra artística 229
    Un proyecto de Constitución para un Estado federal 233

Diarios y libros de memorias 239
    Barcelona en los días de la posguerra 240
    En la Holanda ocupada 245

Libros de firmas 251
    El álbum del Liceo Francés de Barcelona 253
    La Villa Fielding en Formentor y sus ilustres visitantes 261

jueves, 19 de marzo de 2015

NOVETAT:

ELS SOMNIS A LA CASA DE LA BRUIXA 
de H. P. Lovecraft 
Edició i traducció d’Emili Olcina
Il·lustració de la coberta: Kim

En el marc gòtic d’una casa ruïnosa minada per recintes secrets i d’una ciutat decrèpita que al cap de segles manté vius els espants de la caça de bruixes a Massachusetts de 1692, un jove nerviós se submergeix en el seu món oníric i visita escenaris alhora terrorífics i enlluernadors. A cavall entre el somni i la realitat, enmig d’aparicions atiades per l’entorn sinistre, sorgeixen figures tan esgarrifosament memorables com Brown Jenkin, la riallera rata antropomorfa.
Un peculiar poder de fascinació explica que Els somnis a la casa de la bruixa hagi estat repetidament adaptada al cine i al teatre i inspirat diverses versions musicals, inclosa una important òpera rock.
Howard Phillips Lovecraft va néixer un 20 d’agost a Providence, la capital de l’estat de Rhode Island, el 1890 i hi va morir un 15 de març de 1937. Va fer escapades (al Quebec, a Florida i Louisiana, a Ohio) i va viure dos anys a Nova York (1924-1926) en el curs de l’efímera, i per a ell traumàtica, convivència conjugal amb Sonia Greene, però el grau d’adherència a la ciutat natal justifica que a la seva làpida figuri la inscripció: «Jo sóc Providence». Si bé, a vegades, els horrors lovecraftians es manifesten en uns esgarrifosos paisatges de fantasia, són els escenaris familiars de la ciutat de Providence o de les profunditats boscoses de Nova Anglaterra els espais que solen emmirallar els abismes còsmics en els quals Lovecraft cerca obsessivament «la perfecció de l’horror».
Tot i que en vida no va ser admirat sinó per una minoria (formada, això sí, per escriptors i entesos d’alt nivell), Lovecraft ha assolit avui el reconeixement (popular, crític i acadèmic) com un dels grans autors de la literatura del segle XX, i és el mestre insuperat de les generacions posteriors d’escriptors que han cultivat la fantasmagoria, el terror i la ciència-ficció.

martes, 17 de marzo de 2015

ENTREVISTA EN PLIEGO SUELTO

Josep Roca: “Diario del chuloplaya es una nouvelle picaresca como el Lazarillo, Periquillo o el Guzmán”

Sobre el autor
Textólogo. Lic. en Filología Hispánica (Universitat de Barcelona) y en Periodismo (U. de San Martín, Lima). Trabajó en Expreso y Frecuencia Latina TV (Perú) y colaboró con El Universaly W Radio (Colombia). Reside en Barcelona y ha sido articulista de Mundo Hispano y Tribuna Latina. Sus temas: política internacional, inmigración, literatura, rock y culturas juveniles. Desde 2009 es editor-coordinador de PS. Actualmente realiza el Máster de Experto en ELE.
















Josep Roca Torán (Barcelona, 1963) es escritor, creativo publicitario y ha sido autor de relatos pornográficos publicados en las revistasPenthousePlayboy y Kiss Comix. Su último libro es una nouvelle titulada El diario del chuloplaya (Laertes, 2015) en la que retrata la Costa Brava de los años 80 y el submundo de los “cazadores de sexo”, el turismo de sol, playa y discoteca. Roca es autor de otros títulos como Levon y sus instantes (2013), Nocturnos del Quadrat d’or. Pornografía de Barcelona (2010), La tarde que compré la vida sexual de Catherine M. (2008) y Potser (2000), entre otros .
La pornografía es uno de los principales hilos argumentales que manejas tal como se aprecia en tus libros y en tus relatos para Penthouse, Playboy y Kiss Comix. ¿Cómo te inicias en el subgénero pornográfico?
Gracias a Pedro Balart Codina, quien fue director de Penthouse. Mi primer relato lo escribí a máquina, aún no tenía ordenador entonces. Lo llamé por teléfono y se lo mandé por fax. Al cabo de dos días, él me telefoneó, me dijo que se ajustaba bien a las características de la revista y me preguntó: “¿tienes más?”. Luego le envié 6 o 7 entre 1990 y 1991, pagaban muy bien. Y cuando Penthouse y Playboy empezaron a reducir la publicación de los relatos, descubrí Kiss Comix, que editaba La Cúpula, y se los envié a Hernán Migoya (ahora está entre Lima y Barcelona) y con el paso del tiempo colaboré con otros redactores jefes como Sergi Puertas y Rubén Lardín. Luego, publicaron la edición inglesa, francesa y norteamericana, y los tradujeron.
¡Qué bien!
Paralelamente a la narrativa que publicaba con Editorial Laertes, en Kiss Comix y en los fanzines pulí el estilo. Desarrollé dos registros diferentes. Por un lado, el Josep pornográfico y por el otro el Josep no pornográfico. Tanto uno como otro tienen similitudes porque lo que busco son personajes que están en el vacío, desorientados, que no saben a dónde van. Y todo esto se canalizó a través de Potser (Laertes, 2000), que es un libro en catalán al que le tengo mucho cariño. Habla de un marino perdido.
Volviendo al tema de la pornografía, ¿qué elementos de la narrativa has incorporado a tus relatos?
Pedro Balart de Penthouse me introdujo en la locura del juego de palabras y me explicó cómo debía ser la pornografía, un género que siempre me ha llamado la atención desde el punto de vista literario. Es curioso, mis textos tienen una tendencia pornográfica en el sentido de revelarlo todo y por el uso de palabras “sucias” u “obscenas”, pero, al mismo tiempo, incorporan un montón de recursos poéticos. Creo que en ningún momento se distorsiona el texto. La idea es hacer una pornografía sin pornografía y eso es lo que me permite dar un salto hacia la prosa poética.
Marqués de Sade, 1795
¿Qué significan la pornografía y el erotismo para ti?
La pornografía es lo explícito y el erotismo lo sugerido. Lo mío puede ser una pornografía erótica o un erotismo pornográfico. Creo que es muy fina la línea divisoria y quiero que el lector se quede con los sentimientos y las sensaciones. El Marqués de Sade es pornografía –por supuesto-, pero hay un montón de cosas detrás. ¿Estaba enfermo? No lo sé. Probablemente sí, o no. ¿Georges Bataille es pornográfico? Sí, pero también es erótico. Cuando yo escribía, me daba cuenta de que dotaba de contexto a la “robótica pornográfica”. No se trata de representar el acto como tal (en plano cerrado), sino que a partir de ahí se tengan una serie de sensaciones, fantasías, desengaños. A la gente le echa para atrás la palabra “pornografía”. En cambio, la palabra “erotismo” le pone… (Risas).
¿Alguna anécdota?
Sucedió una muy graciosa cuando publiqué Nocturnos del Quadrat d’or: Pornografía de Barcelona. Fernando Molero, pintor y gran amigo mío, que vive entre Nueva York y Barcelona, ilustró el libro. Se lo envió a una de sus galeristas en Nueva York, comentándole que el libro había sido escrito por un amigo. Al cabo de unos quince días, recibió en el buzón de casa un papelito de Correos para que fuera a su oficina postal. Al llegar se encontró el libro. Ella se lo había devuelto con una nota que decía que eso era pornografía y como tal no podía estar en su casa porque había niños. Estamos hablando de un libro que mide 12 x 8 centímetros. Además, no es pornografía, es prosa poética. Por favor…(Risas).
Just Jaeckin, 1974
Estados Unidos, aunque predique la modernidad y postmodernidad no deja de ser un país de puritanos.
Por supuesto. Era solo una anécdota para que vieras qué difícil es diferenciar pornografía y erotismo. ¿Erotismo? El de Emmanuelle, me parece fantástica esta película de 1974. A principios del siglo XX, la pornografía estaba hecha para consumo único y exclusivo de gente muy rica, que hacía pases privados de películas. Incluso actuaban ellos mismos. Y, de pronto, se popularizó. En fin, la pornografía no es ni buena ni mala.
Más allá de la pornografía y el erotismo, eres un autor que navegas por distintas aguas: la narrativa, la poesía, la redacción publicitaria o el fanzine.
A mí lo que me gusta es todo lo que tiene que ver con el eslogan de aquel anuncio de la colonia Brummel: “donde te la juegas es en las distancia cortas”. (Sonríe).
La brevedad conecta tus distintas facetas creativas.
Me gusta mucho la idea de hacer una prosa poética, milimétrica, que sea precisa. Lo que trato de hacer, aparte de construir una historia, es expresar sensaciones y sentimientos. Busco la esencia e intento pulir al extremo. Por ejemplo, renuncio a los adverbios. Un crítico de la revista Le Cool dijo que yo era un “científico de las palabras”, en relación a La tarde que compré la vida sexual de Catherine M. Yo siempre he sido sintético. Creo que un texto ha de tener una vida interior y si no la tiene, no me está transmitiendo nada.
Kiss Comix, 1991-2011
Participas también en proyectos colectivos como Papermind (fanzine),Tintas Alternativas y Adicciones porquesí.
Aunque me inicié a principios de los 90 en Penthouse y Playboy, y continué en Kiss Comix hasta el 2000, el mundo del fanzine siempre me interesó y me ayudó mucho a quitarme el corsé. Después siguieron otros proyectos editoriales, publicitarios y los trabajos con Laertes, que me dieron la oportunidad de escribir con total libertad: No me digas nada más (1996), Això és Rádio Pica (1998), Potser (2000) y ahora con El diario del chuloplaya. Editorial Laertes es una editorial que,con la que está cayendo, sigue ahí aguantando al pie del cañón. Además, impulsó la primera etapa narrativa de Enrique Vila-MatasLuis Antonio de Villena y de Javier García Sánchez.
De otro lado, en Levon y sus instantes se aprecia un cambio de tono, que evoca la claustrofobia de un personaje en el limbo.
Es una metáfora de un marinero que se encuentra en una situación extrema. No es ni siquiera un monólogo porque el narrador es externo. Gente que se lo ha leído me suele preguntar: ¿se muere o no se muere? Yo creo que eso es lo menos importante. Levon es un hombre que está en un barco en medio de una guerra, abandonado en un país que no conoce. Es un contexto descontextualizado, un “no lugar”.
Levon y sus instantes, 2013
Otro de tus sellos característicos es el sentido del humor.
Creo que la ironía es un recurso muy interesante cuando se usa de forma adecuada y no es un simple ataque porno. Siempre intento que esté presente el doble sentido, el juego de palabras, los chistes que tienen más de una lectura y los comentarios humorísticos. Care Santos (crítica y escritora) dice que el humor es una herramienta muy difícil de utilizar y sobre todo de calibrar. Siempre intento que esté presente. Al escribir El diario del chuloplaya me preocupaba caer en el tópico porque no me gusta el humor zafio.
Diario del chuloplaya es la descripción humorística del submundo de los “cazadores de sexo” en torno al turismo de playa y discoteca de la Costa Brava a principios de los años 80¿Cómo definirías a un chuloplaya?
Aquel personaje que va buscando acostarse con todas las tías que encuentra en el camino y marca terreno como diciendo “qué guapo que soy”. Creo que es una figura universal. Es el cazador de tías, el playboy, el Don Juan, el dandy arruinado. Por las formas son perfectamente chulosplaya Cristiano Ronaldo, Silvio Berlusconi y Strauss-Kahn. (Risas).
Anónimo, 1554
Interesante.
Diario del chuloplaya es una nouvelle picaresca como el Periquillo el de las gallinerasEl Lazarillo de Tormes o Guzmán de Alfarache del siglo de oro españolEl espíritu está ahí y me interesa esa vida interior, componer más que redactar.
Es también un retrato y reconstrucción social de la última etapa de la transición española a través de personajes como “El Nen” y “El Berraco”.
Exactamente. Hace unos años en una de mis visitas al mercadillo de Els Encants Vells me llamó la atención un cuaderno con anotaciones de alguien que había pasado el verano en la Costa Brava en los años 80. Aparecían adhesivos de discotecas, un listado de mujeres con sus descripciones, los nombres de los amigos del autor (desconocido) y cosas que tenía que comprar. Pagué por ello un euro y me lo llevé a casa…
Recuerda al comienzo del Quijote y el manuscrito del sabio Cide Hamete Benengeli.
En cierto modo, sí. Cervantes fingió haber encontrado en el mercado de Toledo un manuscrito árabe. El cuaderno y la historia son reales, aunque se parezca al Quijote o a los relatos de Edgar Allan Poe, que siempre se encontraba manuscritos. Eran unas cien páginas infumables y tuve que documentarme, “limpiar”, buscar una historia y su esencia. He investigado sobre los hábitos, la música, la ropa, las marcas, los precios, la jerga mimética y una serie de estéticas que provenían del extrarradio de Barcelona, Madrid y Bilbao. No puedes poner palabras cultas en boca de “El Nen” y de “El Berraco”, no son licenciados en Oxford ni en Cambridge, pero son chavales inteligentes y currantes.
Pino D’Angiò, 1981
No intento hablar de moral, ellos son estereotipos de gente que sociológicamente existe y tienen un carácter determinado. Me gusta ver cómo se mueven, y no digo que lo que hagan esté bien o mal. Tampoco quería caer en el machismo, si lo lees entre líneas, las que tienen la sartén por el mango son siempre las chicas.
Llama la atención la presencia de las canciones de la época, sobre todo las variantes del flamenco y de la rumba.
Es lo que se llamaba la rumba taleguera. Ahí están Los Chichos y Los Chunguitos. Las canciones las he ido encajando en contextos donde la misma letra ya te dice las cosas. Los jóvenes del extrarradio eran hijos de la inmigración del sur (Andalucía, Extremadura y Murcia) y en la historia no podían salir los Pink Floyd ni los Sex Pistols, sino la rumba taleguera, música disco y Pino D’Angiò (autor de “Ma quale idea”, que justamente habla de un chuloplaya italiano).
Oscar Pàmies, quien presentó mi libro en La Central de Barcelona, me dijo: “Josep, es la mejor novela histórica y picaresca que he leído”. Lo decía porque nunca –que yo sepa– la literatura había tocado la figura del chuloplaya.
El bilingüismo (español y catalán), la polifonía y la interrelación idiomática refuerzan también el realismo del libro.
Marc Javierre, 2014
Mezclar los dos idiomas es propio de la gente de aquí (Cataluña), eso que llaman catañol. Aparecen también mezclas del inglés, alemán, danés e italiano porque en verano se habla así en Lloret de Mar, Blanes y Calella. Está escrito tal como suena fonéticamente. Esa época la recuerdo perfectamente. España hizo el Mundial (1982), venían los italianos y hablaban solo de fútbol. El idioma extranjero de la gente joven que tenía estudios era el francés. El inglés apenas se usaba, era una lengua minoritaria entre los españoles y quien lo hablaba era un autodidacta.
Un giro argumental es el viaje de “El Nen” a Múnich y la metamorfosis que experimenta. 
El “Nen” es un buscavidas. Cuando está por acabarse el verano, se mete en un autobús de jóvenes cristianos para ver cómo viven los alemanes y sucede algo gracioso: él se comporta como ellos en España, hace el papel de guiri. Se quiere comer todo desde aquí hasta Júpiter, “voy a exportar mi polla”, dice. (Risas). Desde que empieza la historia no se droga, no hace nada violento, solo bebe Kas de limón y a partir de ahí bebe cerveza y se emborracha. Está fuera de contexto. Para “El Nen”, Múnich es la ciudad más aburrida del mundo y se la va a tatuar para nunca olvidarse del viaje. Después, de alguna manera, tenía que comprobar que estaba descontextualizado, cuando dice: “Lloret is not Spain. Munich is not Lloret”.
Tourist Walk, M. Javierre
El pasado diciembre entrevistamos al fotógrafo Marc Javierre-Kohan sobre sus trabajos críticos con el fenómeno del turismo masivo y los problemas de convivencia social que causan en Barcelona, al que califica de “actividad depredadora”. ¿Por qué los guiris se desmadran aquí y en sus países adoptan una conducta ejemplar? 
La verdad es que no lo sé. Quizás la respuesta la tenga “El Berraco” cuando dice que allá (en el norte de Europa) suele llover 300 días al año y que el frío y la lluvia hacen que la gente sea triste. Ahora se habla mucho de Magaluf y del “mamading”, eso ya existía en los 80 o antes, lo que no existía era el teléfono móvil para grabarlo y el tener una cámara de vídeo era todo un lujo. Hay un pasaje en Diario de un chuloplaya donde una alemana es prostituida por un trago, y eso es real. Yo conozco casos. Ser guiri e ir a Blanes equivale a hacer la carrera universitaria en desmadre. Mientras que ir a Lloret de Mar equivale a hacer el máster en desmadre.
Un ghetto de guiris.
Exactamente. Estuve hace poco en Mallorca, porque mi chica es de allí, y luego pasé a Magaluf. Joder, todos los carteles están en inglés. Nadie habla español ni mallorquín. Me pareció como Manchester con sol y playa. (Sonríe).
Finalmente, ¿qué proyectos tienes por delante?
Adicciones porquesí, entre abril y mayo, publicará Encuentros y extravíos, una plaquette con siete textos eróticos, irónicos y nada previsibles, ilustrados por Albert Cano. También le doy vueltas a una posible novela en la línea de Levon y sus instantes y Potser. Porque un chuloplaya te sale solo una vez, una historia absolutamente estrafalaria con personajes entrañables y, al mismo tiempo, escabrosos.